Drea

Jamás creí que tuviera que decirle adiós a esta casa. Esta casa que siendo de otro, consideraba ya tan mía, con tanto de mi en ella.

La primera casa en la que me senti en casa, la que me mostró que se sentía al tener un hogar, mi rinconcito en el mundo. Donde crié a mi neka, ese gato sin el que ya no se vivir, donde recupere mi paz, donde ocurrieron mil primeras veces...
Mi casa, por la que llevó años luchando, sacrificandome para podermela quedar, para que al final por causas ajenas a mi y con las que no puedo hacer nada,  no pueda. Que siga siendo de otro. Otro que no le da ningún valor.
Como le explicó yo que esta casa a la que el no le ve nada, yo le he dedicado años de mi vida? Que mi sueño era tenerla siempre? Que tengo trozos de mi adheridos a estas paredes? Como le explicó yo que parece que me esté quitando algo muy mío, un pedazo de alma?

Si, no dejan de ser cuatro paredes, y ni yo misma se muy bien el como ni el porque, yo sólo se que decirle adiós me va a romper de tristeza.

Y si, iré a otra casa, y será un comienzo y una etapa nueva, pero a mi quien me dice que me va a compensar la pérdida de mis paredes?  A mi quien me asegura que mi nueva casa me hará sonreír?

Porque mi casa tiene el poder de hacerme sonreír cada vez que traspaso su umbral.
Decidme, que lugar va a conseguir ese pequeño milagro?
Aquí he encontrado mi sitio, aquí soy feliz.

Y le tengo que decir adiós. Y no lo encuentro justo.

Demasiados adioses coleccionados, demasiado larga la lista de tristezas, demasiados trozos de  sueños rotos.

Otra vez empezar de nuevo y toda la desgana que me da.

edit post
Reacciones: