Drea

A lo largo de mi vida he oído y padecido diferentes definiciones de eso que llamamos amor. Tambien he visto multitud de formas de entenderlo e incluso de usarlo. Y hasta ahora, erróneamente creía ,que el amor, el de verdad era ese sin términos medios que o te mataba o te hacía revivir, y ahora se que estaba equivocada, porque el amor duele, si, pero no mata. Te puede hacer sufrir pero no debe hacerte querer morir por mas doloroso que sea. Erróneamente creia tantas cosas...
El amor,debe ser comprensión, felicidad, lucha, motivo para seguir, fuerza para poder, apoyo sin condiciones, entendimientos sin necesidad de preguntas, verdad, confianza y sobretodo una fuente inagotable de sonrisas, afectos y demás.

Siempre creí que nada había mas importante que el amor... De que te sirve tenerlo todo si no tienes con quien compartirlo? Pero nunca lo viví Asi, posiblemente porque no sabia que podía ser así: inmersa en esta serena felicidad, fluida, segura, sin dudas, repleta de amor hasta los bordes, querida, amada, valorada, correspondida. Y también apasionada, salvaje, descubriendo nuevos mundos, sensaciones...
Todo mi mundo girando por una sonrisa suya. Y todo su mundo a mis pies. A la misma altura. Sin atisbo de duda. Sin un titubeo de mas, porque simplemente no hay espacio para ello. Lo sabes, lo sientes, eres suya igual como el es tuyo.

Y es en ese instante que sientes que quieres pasar esta vida y todas las que vengan a su lado sabiendo, sintiendo que el quiere exactamente lo mismo, es cuando entiendes de lo que hablo.
Cuando tu mayor ambicion  es verlo sonreír cada día al despertar.

Y dicho esto solo me queda decir a falta de otra palabra que signifique todo cuanto he dicho anteriormente  dire la que suelo usar que contiene todo el amor que me cabe y que no me cabe dentro:
T'estime.

edit post
Reacciones: 
1 Response
  1. Anónimo Says:

    Pues imagínate a alguien que ni siquiera tenía creencias sobre el amor. Alguien que pensaba que era un patraña creada solamente para la literatura y las películas. Alguien que estaba tan seguro de su no-existencia que repudiaba directamente cualquier atisbo de algo que pudiera ser parecido.
    Hasta que apareciste tu, y con un simple beso me demostraste todo lo que magistralmente acabas de describir.
    Te quiero.