Drea

Abro los ojos tras unas pocas horas de sueňo, en el orden lógico de las cosas ,toca levantarse, miro el móvil, mudo, sin nuevas noticias, -levantate-me digo, ese gesto necesario para empezar el día, sientes ese tirón en los músculos dormidos al incoprorarte, levantarse , un pequeňo esfuerzo que ya no le veo sentido hacer, y me quedo tumbada mirando el techo, oyendo a mi gato maullar reclamando atención. Repaso los pendientes para ese día, y no encuentro nada inaplazable que me arranque de entre mi refugio en las sabanas, -para que levantarse? Me pregunto, y me responden en silencio mis paredes, no hay razón alguna, hay inconvenientes, un constante ocurrir de pequeňos esfuerzos hasta que llegue el fin del día para poder volver al refugio que me da dormir. No vale la pena- me digo. Y entonces al otro lado de la puerta mi Gato insiste, maullando lastimero, reclamando mi presencia, porque no sabe estar sólo, porque quiere comida, caricias, compaňia, cariňo - no es eso lo que queremos todos?-  y algo en mi corazón se remueve. Me levanto, siento el tirón en mis músculos, el cansancio de vivir, me pongo en pie, cojo aire y avanzo. -Ya va Neka, ya va.- le digo al animal que comparte mi vida. Empieza otro día.

edit post
Reacciones: 
2 Responses
  1. Lara Benages Says:

    Simplement perfecte. La manera de parlar de Neka, la manera d'expresarte (me responden en silencio mis paredes) simplement meravellos *-*
    Pareix el comensament d'una historia..
    ^^


  2. Drea Says:

    Si esque no es pot ser mes bonica ^^ grqcies Lara!